Un pinchazo con sabor a miel

Más Información en nuestra edición impresa.

Las abejas curan más de 360 enfermedades. Este tratamiento es 100% natural y se lo refuerza con el consumo de productos como la miel, el propóleo y la jalea real.

Desde el momento que el aguijón de la abeja se introduce en la piel de las personas, la apitoxina empieza a trabajar en el sistema inmunológico. La apiterapia o terapia de abejas ayuda a las personas a mejorar sus defensas, la circulación sanguínea, el sistema nervioso, hipertensión, osteoporosis, artritis, diabetes, acné, parálisis facial, entre otras enfermedades.   

La abeja busca el sitio exacto en el cuerpo donde se encuentra la enfermedad y la carga negativa. “Para realizar esta terapia se debe conocer los puntos estratégicos del equilibrio energético del cuerpo y de la mente. Estos puntos son los mismos de la acupuntura. En esta terapia reemplazamos las agujas por los  aguijones de las abejas”, sostuvo Servio Cabrera, apiterapeuta, propietario de tres apiarios (conjunto de cajones donde viven y producen miel las abejas) dedicados a la terapia con abejas y al comercio de miel.

Los apiarios están ubicados en Carcelén Bajo, Calacalí y la Occidental, al norte de Quito. Cada uno posee un área abierta de 600 metros cuadrados con 15 colmenas, que miden 42 centímetros de ancho por 52 de largo. Cada una, forma una colonia con más de 25.000 abejas. Estos son enjambres estándar y  pueden ser más grandes.

Cabrera expresó que para realizar este tipo de terapia, el profesional que la practica debe ser muy cuidadoso. “No todas las personas lo pueden hacer. Es fundamental conocer el cuerpo humano y tener un estudio muy amplio sobre las abejas en todo aspecto. La persona no puede ser picada en cualquier parte”.  

Antes de aplicar la terapia, las personas deben realizarse una prueba de alergia.  Si el paciente es alérgico a la penicilina lo es a la apitoxina (sustancia que contiene el aguijón y que está compuesta de enzimas, aminoácidos y pequeñas cantidades de carbohidratos y lípidos). Otra forma de reconocer es frotando miel, jalea o propóleo en la muñeca. Si al instante se torna de color rojo, la persona es alérgica.  

Si el paciente no es alérgico, después de esta prueba debe desintoxicar su organismo a base de productos de la abeja, como la miel, durante tres días y realizarse un mapa de dolencias, el cual servirá como guía para las picaduras. Después de 48 horas de la primera sesión se aplica la segunda terapia.

La abeja reina y los zánganos (macho de la especie) no realizan la terapia. Únicamente lo hacen las  obreras (hembras imperfectas). Estas abejas administran al cuerpo la apitoxina a través de microdosis, es decir, la inyección de dos microgramos de la sustancia que equivale a 0,01 mg de la apitoxina total que tiene la abeja. Éstas una vez que pican mueren porque el aguijón arrastra todo su interior. 

Como si se tratara de la acupuntura, cada picado de la  apiterapia cumple una función. Una picadura de abeja en la cabeza puede curar la diabetes, en la planta del pie regenera los riñones, en el chacra  número dos (corona de la cabeza) contribuye a la recuperación de la visión paulatinamente, en el órgano reproductor masculino de hombres de avanzada edad, les ayuda para contrarrestar la impotencia sexual y en la frente para recuperar la memoria. “La abeja busca la acumulación de energía negativa, ella sabe dónde debe picar. Cuando encuentra el punto exacto es muy doloroso, pero entre más doloroso mejor”, añadió Cabrera.      

“Las rodillas me dolían mucho, casi ya no podía caminar. Con las picaduras, el dolor se ha ido poco a poco. Esta terapia da resultados, hace dos años me la aplico, ahora camino mucho más y sin dolor”, señaló Amanda Murillo de 57 años.  

Pero la terapia del picado directo con la abeja no es la única. Actualmente se aplican micro picadoras, que consisten en sacar el aguijón y después manualmente picar a las personas. Ésta es ideal para niños, ya que el aguijón puede picar hasta cinco veces y es menos doloroso. Sin embargo, Cabrera señaló que la apiterapia es más efectiva cuando el pinchazo es directo de la abeja.       

Para Cabrera, la apiterapia es poderosa. Realizar estas terapias es contribuir con las personas que padecen de algún mal. Inició con este tipo de medicina natural hace 20 años y nunca ha cobrado por los tratamientos. “Las abejas son parte de la naturaleza y tienen la capacidad de ayudarnos. Todo depende de la fe que nosotros tengamos en ellas”.   

Datos Curiosos

  • La apitoxina tiene la propiedad de disolver ácidos grasos.
  • Abejas reinas pueden costar alrededor de 460 dólares y las importan desde Israel. 
  • Las abejas no duermen
  • Las abejas obreras viven alrededor de 45 a 60 días. La reina vive de dos a tres años.
  • La jalea detiene el crecimiento de canas.   

Importante

Las mujeres embarazadas no pueden realizarse esta terapia. La apitoxina es muy fuerte para el feto. 

El lenguaje de las abejas no sólo es el zumbido

Las colmenas de abejas se comunican por medio de secreciones químicas conocidas como feromonas. Esta sustancia es segregada por la abeja reina y las obreras y circula de una a otra a través de las antenas y la boca.    

Las feromonas les ayudan para identificarse con la colmena, lugares, localizar néctar, emitir señales de peligro, controlar las reservas de alimento, equilibrar la reproducción de la abeja reina y mantener la temperatura y la humedad de la colmena.   

Otra forma de comunicarse es el baile. Éste es realizado por las abejas exploradoras para informar a su colmena la distancia y el lugar de un área donde alimentarse.

Si el lugar es cercano, es decir menos de 25 metros, las abejas bailan en círculo. Pero si el lugar es lejano, lo realizan formando figuras de ochos y zumbando. 

Las abejas: un papel esencial en la naturaleza

Estos insectos juegan un papel fundamental en la multiplicación de especies florales, en el desarrollo de cultivos frutales y en la polinización. Según Servio Cabrera, sin abeja no existe polinización y sin polen no hay fruta. “El hombre debe respetar su hábitat y evitar el uso de tratamientos tóxicos, químicos especialmente en cultivos frutales”.     

 

Anuncios

Publicado el julio 5, 2011 en Quinta Edición. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: